ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende el fuego de tu amor.
Envía tu Espíritu, Señor;
Y renueva la faz de la tierra.


ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Señor Jesucristo que has glorificado a tu Madre, la siempre Virgen María,
Inmaculada desde el primer momento de su concepción, concédenos que todos los que devotamente imploramos su nombre y su protección en la tierra podamos un día gozar de tu presencia en el cielo.
Señor Dios, fue tu designio enviar a tu Bendita Madre a este mundo y anunciar a Santa Catalina Labouré su poderosa intercesión a través de la Medalla Milagrosa, concede a todos los que llevan la medalla con fe obtener las gracias de sus peticiones. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.
Amén.

 

LETANÍAS DE LA VIRGEN

Santa María… Ruega por nosotros
Santa Madre de Dios…
Virgen de las vírgenes…
Madre de Cristo…
Madre purísima…
Madre castísima…
Madre Inviolable…
Madre Virgen…
Madre Inmaculada…
Madre admirable…
Madre del buen consejo…
Madre del Creador…
Madre del Salvador…
Virgen prudentísima…
Virgen poderosa…
Reina de los ángeles…
Reina de los apóstoles…
Reina de los mártires…
Reina de todos los santos…
Reina concebida sin pecado original…
Reina de la paz…

 

ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS

Madre del amor hermoso, inflama nuestros corazones con el amor divino.

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, Bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Oh refugio de los pecadores, por la manifestación de tu santa medalla, concédenos la perseverancia en el buen morir y la participación de la gloria eterna.

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, Bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Oh milagrosa Virgen María, Madre nuestra. Postrados a tus plantas te encomendamos nuestros corazones, nuestros afectos, nuestros intereses, la salud de nuestros cuerpos, la salvación de nuestro pueblo. Vela por nosotros desde los cielos, apártanos de todo peligro, santifica nuestros trabajos, apártanos de todo mal, oh siempre Virgen, siempre Madre, y siempre buena María.

Oh María sin pecado concebida;
Ruega por nosotros que recurrimos a ti.

 

REFLEXIÓN

 

 

ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende el fuego de tu amor.
Envía tu Espíritu, Señor;
Y renueva la faz de la tierra.


ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Señor Jesucristo que has glorificado a tu Madre, la siempre Virgen María,
Inmaculada desde el primer momento de su concepción, concédenos que todos los que devotamente imploramos su nombre y su protección en la tierra podamos un día gozar de tu presencia en el cielo.
Señor Dios, fue tu designio enviar a tu Bendita Madre a este mundo y anunciar a Santa Catalina Labouré su poderosa intercesión a través de la Medalla Milagrosa, concede a todos los que llevan la medalla con fe obtener las gracias de sus peticiones. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.
Amén.

 

LETANÍAS DE LA VIRGEN

Santa María… Ruega por nosotros
Santa Madre de Dios…
Virgen de las vírgenes…
Madre de Cristo…
Madre purísima…
Madre castísima…
Madre Inviolable…
Madre Virgen…
Madre Inmaculada…
Madre admirable…
Madre del buen consejo…
Madre del Creador…
Madre del Salvador…
Virgen prudentísima…
Virgen poderosa…
Reina de los ángeles…
Reina de los apóstoles…
Reina de los mártires…
Reina de todos los santos…
Reina concebida sin pecado original…
Reina de la paz…

 

ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS

Madre del amor hermoso, inflama nuestros corazones con el amor divino.

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, Bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Oh refugio de los pecadores, por la manifestación de tu santa medalla, concédenos la perseverancia en el buen morir y la participación de la gloria eterna.

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, Bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Oh milagrosa Virgen María, Madre nuestra. Postrados a tus plantas te encomendamos nuestros corazones, nuestros afectos, nuestros intereses, la salud de nuestros cuerpos, la salvación de nuestro pueblo. Vela por nosotros desde los cielos, apártanos de todo peligro, santifica nuestros trabajos, apártanos de todo mal, oh siempre Virgen, siempre Madre, y siempre buena María.

Oh María sin pecado concebida;
Ruega por nosotros que recurrimos a ti.

 

REFLEXIÓN

 

 

ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende el fuego de tu amor.
Envía tu Espíritu, Señor;
Y renueva la faz de la tierra.


ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Señor Jesucristo que has glorificado a tu Madre, la siempre Virgen María,
Inmaculada desde el primer momento de su concepción, concédenos que todos los que devotamente imploramos su nombre y su protección en la tierra podamos un día gozar de tu presencia en el cielo.
Señor Dios, fue tu designio enviar a tu Bendita Madre a este mundo y anunciar a Santa Catalina Labouré su poderosa intercesión a través de la Medalla Milagrosa, concede a todos los que llevan la medalla con fe obtener las gracias de sus peticiones. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.
Amén.

 

LETANÍAS DE LA VIRGEN

Santa María… Ruega por nosotros
Santa Madre de Dios…
Virgen de las vírgenes…
Madre de Cristo…
Madre purísima…
Madre castísima…
Madre Inviolable…
Madre Virgen…
Madre Inmaculada…
Madre admirable…
Madre del buen consejo…
Madre del Creador…
Madre del Salvador…
Virgen prudentísima…
Virgen poderosa…
Reina de los ángeles…
Reina de los apóstoles…
Reina de los mártires…
Reina de todos los santos…
Reina concebida sin pecado original…
Reina de la paz…

 

ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS

Madre del amor hermoso, inflama nuestros corazones con el amor divino.

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, Bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Oh refugio de los pecadores, por la manifestación de tu santa medalla, concédenos la perseverancia en el buen morir y la participación de la gloria eterna.

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, Bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Oh milagrosa Virgen María, Madre nuestra. Postrados a tus plantas te encomendamos nuestros corazones, nuestros afectos, nuestros intereses, la salud de nuestros cuerpos, la salvación de nuestro pueblo. Vela por nosotros desde los cielos, apártanos de todo peligro, santifica nuestros trabajos, apártanos de todo mal, oh siempre Virgen, siempre Madre, y siempre buena María.

Oh María sin pecado concebida;
Ruega por nosotros que recurrimos a ti.

 

REFLEXIÓN

 

 

ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende el fuego de tu amor.
Envía tu Espíritu, Señor;
Y renueva la faz de la tierra.


ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Señor Jesucristo que has glorificado a tu Madre, la siempre Virgen María,
Inmaculada desde el primer momento de su concepción, concédenos que todos los que devotamente imploramos su nombre y su protección en la tierra podamos un día gozar de tu presencia en el cielo.
Señor Dios, fue tu designio enviar a tu Bendita Madre a este mundo y anunciar a Santa Catalina Labouré su poderosa intercesión a través de la Medalla Milagrosa, concede a todos los que llevan la medalla con fe obtener las gracias de sus peticiones. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.
Amén.

 

LETANÍAS DE LA VIRGEN

Santa María… Ruega por nosotros
Santa Madre de Dios…
Virgen de las vírgenes…
Madre de Cristo…
Madre purísima…
Madre castísima…
Madre Inviolable…
Madre Virgen…
Madre Inmaculada…
Madre admirable…
Madre del buen consejo…
Madre del Creador…
Madre del Salvador…
Virgen prudentísima…
Virgen poderosa…
Reina de los ángeles…
Reina de los apóstoles…
Reina de los mártires…
Reina de todos los santos…
Reina concebida sin pecado original…
Reina de la paz…

 

ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS

Madre del amor hermoso, inflama nuestros corazones con el amor divino.

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, Bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Oh refugio de los pecadores, por la manifestación de tu santa medalla, concédenos la perseverancia en el buen morir y la participación de la gloria eterna.

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, Bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Oh milagrosa Virgen María, Madre nuestra. Postrados a tus plantas te encomendamos nuestros corazones, nuestros afectos, nuestros intereses, la salud de nuestros cuerpos, la salvación de nuestro pueblo. Vela por nosotros desde los cielos, apártanos de todo peligro, santifica nuestros trabajos, apártanos de todo mal, oh siempre Virgen, siempre Madre, y siempre buena María.

Oh María sin pecado concebida;
Ruega por nosotros que recurrimos a ti.

 

REFLEXIÓN

 

 

ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende el fuego de tu amor.
Envía tu Espíritu, Señor;
Y renueva la faz de la tierra.


ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Señor Jesucristo que has glorificado a tu Madre, la siempre Virgen María,
Inmaculada desde el primer momento de su concepción, concédenos que todos los que devotamente imploramos su nombre y su protección en la tierra podamos un día gozar de tu presencia en el cielo.
Señor Dios, fue tu designio enviar a tu Bendita Madre a este mundo y anunciar a Santa Catalina Labouré su poderosa intercesión a través de la Medalla Milagrosa, concede a todos los que llevan la medalla con fe obtener las gracias de sus peticiones. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.
Amén.

 

LETANÍAS DE LA VIRGEN

Santa María… Ruega por nosotros
Santa Madre de Dios…
Virgen de las vírgenes…
Madre de Cristo…
Madre purísima…
Madre castísima…
Madre Inviolable…
Madre Virgen…
Madre Inmaculada…
Madre admirable…
Madre del buen consejo…
Madre del Creador…
Madre del Salvador…
Virgen prudentísima…
Virgen poderosa…
Reina de los ángeles…
Reina de los apóstoles…
Reina de los mártires…
Reina de todos los santos…
Reina concebida sin pecado original…
Reina de la paz…

 

ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS

Madre del amor hermoso, inflama nuestros corazones con el amor divino.

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, Bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Oh refugio de los pecadores, por la manifestación de tu santa medalla, concédenos la perseverancia en el buen morir y la participación de la gloria eterna.

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, Bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Oh milagrosa Virgen María, Madre nuestra. Postrados a tus plantas te encomendamos nuestros corazones, nuestros afectos, nuestros intereses, la salud de nuestros cuerpos, la salvación de nuestro pueblo. Vela por nosotros desde los cielos, apártanos de todo peligro, santifica nuestros trabajos, apártanos de todo mal, oh siempre Virgen, siempre Madre, y siempre buena María.

Oh María sin pecado concebida;
Ruega por nosotros que recurrimos a ti.

 

REFLEXIÓN