Carta del mes

 

PARA LOS QUE CREEN EN JESÚS, ¡TODO ES POSIBLE!

 

En esta ocasión este mensaje será diferente a otros. Es algo único ya que si crees en Dios verás como Él actúa en este tiempo tan difícil en el que vivimos. 
Dice la Escritura: “COSAS QUE OJO NO VIO, NI OIDO OYO, NI HAN ENTRADO AL CORAZÓN DEL HOMBRE, SON LAS COSAS QUE DIOS HA PREPARADO PARA LOS QUE LO AMAN.” (1 Corintios 2, 9)
En el 2018 experimenté una necesidad, una URGENCIA en mi corazón de llegar a millones de personas más a través de una estación de radio y la Ciudad de México fue la que llegó a mi mente. Desde ese momento inicio un tiempo de discernimiento buscando ver si este sentir venía de Dios y lo relacioné con el lugar donde la Virgen Santísima eligió para mostrarnos a su Hijo hace casi 500 años en el cerro del Tepeyac. Comencé a pedirle a la Morenita su intercesión para saber si ella estaba de acuerdo y confirmar su deseo de llevar a su Hijo a cada corazón por medio de las ondas radiales o quizá, ondas celestiales. Le rogaba al Padre y a su Hijo me confirmaran si esta idea, ¿era mía o venia de “arriba”? 

La historia es muy larga, pero trataré de resumirla en una versión muy corta, aunque más adelante la podrán conocer con todos sus detalles. 

Le comuniqué esto a mis compañeros de misión y comenzó la búsqueda de esa estación de radio. Nuestro equipo de México comenzó a tocar puertas para ver si había estaciones a la venta ya que en ningún momento pensé en rentar sino, en comprar para asegurar la misión, aun cuando en ese momento, no contábamos con ningún capital económico, pero si con un gran ¡“capital” de FE!

Pasaron los meses y en una misión a Guadalajara donde llevamos a cabo el evento Metanoia, tuve la oportunidad de reunirme con un grupo de bienhechores que han apoyado desde un inicio a ESNE allí en esta ciudad. En esa reunión les comuniqué ese deseo de la estación de radio en CDMX y pude ver que les sorprendió y al mismo tiempo les interesó mucho la idea. 
Al cabo de varios días ya estábamos recibiendo algunas ofertas de estaciones para la venta con un costo entre 7 a 5 millones de dólares.

abía una preocupación grande del equipo de finanzas de ESNE porque, “¿de dónde saldría ese dinero si apenas se podía salir cada mes con tantos gastos?”; y tenían razón, ¡pero yo en fe, seguía insistiendo! Por un momento pensé: “quizá Dios toque el corazón de un bienhechor de México que desee dar una buena ayuda para este proyecto.”
Se presentó el proyecto de la radio a unos empresarios y algunos se vieron interesados mostrando la posibilidad de apoyar más adelante.

Encontramos a un grupo de propietarios de un buen número de estaciones radiales y que comparten nuestra fe católica, quienes nos ofrecieron la posibilidad de adquirir en propiedad la estación 1260 AM con un costo de varios millones de dólares.

Aunque todavía no teníamos ningún apoyo económico, seguimos con la negociación hasta que llegó la pandemia. En ese momento los dueños de la estación nos preguntaron si seguiríamos con la posible compra o ya no, que les diéramos una respuesta definitiva si ¡sí o no!
El equipo de finanzas estaba preocupado y pidiendo mucho a Dios que, con esta pandemia frente a nosotros, pudiéramos sobrevivir y mantener lo que ya teníamos vigente. Sin duda, ellos pensaron que yo iba decir que ya no podíamos seguir con el proyecto de la posible compra dada la incertidumbre que por motivo del Covid-19 muchos estaban experimentando. 

Un día, tuvimos una conferencia telefónica con los dueños de la estación de radio, nuestro equipo de Los Ángeles y el de Guadalajara. Durante la conferencia, les expuse a los dueños que no había forma de comprarla debido a que ningún banco nos haría un prestamos por la cantidad que nos pedían, pero que si ellos estaban dispuestos a financiarla quizá así si podríamos. Ante esto ellos respondieron muy amables diciendo que si se podría financiar siempre y cuando todo se pusiera por escrito.
Al terminar la reunión todos quedaron sorprendidos por mi propuesta porque no les había dicho esto antes y en ese momento, pude percibir de su parte una muy grande preocupación ante, como ya les mencioné antes, la gran incertidumbre por no tener el dinero y además, al asumir esta nueva deuda, los pagos mensuales iban a aumentar a más de 100 mil dólares durante varios años. Incluso me dije a mi mismo: “ya me comprometí y ahora como le vamos hacer?

Comencé a orar más a Dios Padre y a Jesús. Le pedí a la Virgen María su intercesión y que algo sucediera. Al cabo de unos días recibo un mensaje de las oficinas de El Sembrador diciéndome que una persona quería hablar conmigo con la intención de dar una ofrenda generosa al apostolado. Pasaron unos días y cuando estuve en las oficinas de ESNE me recordaron de regresarle la llamada a esta persona y después de que terminé de presentar mi programa le llamé. Ya después de los saludos propios y entrados en la conversación me dijo: ¿Noel, usted tiene algún proyecto en este momento?  le respondí: “Noel siempre tiene proyectos, pero ahora en particular hay uno muy grande” y procedí a comentarle de la estación de radio en México. Cuán grande mi sorpresa al enterarme que tanto el esposo como la esposa eran sembradores de varios años dando su aporte mensual de una pequeña semilla, pues son una familia humilde, ¡pero con un gran corazón!

Me dijo el esposo que ellos vieron que yo publiqué una foto de una parroquia donde Sara mi esposa y yo entramos a orar y como estábamos en plena pandemia mencioné que: “esa iglesia estaba con las puertas abiertas, pero era porque la estaban reparando”, porque me llamo mucho la atención el hecho de ver las puertas abiertas ya que llevábamos meses sin poder entrar a una iglesia por la pandemia. Me preguntó qué día había estado allí y al responderle qué día, noté que se quedó en silencio por unos segundos, y me dijo: “al otro día mi esposa y yo pasamos por esa iglesia y entramos a orar porque la estaban reparando”.

Luego me dice: “mi esposa me dijo: ¡aquí estuvo Noel!” y que al salir ellos ese día de la iglesia, pasaron por una tienda a comprar algo y les sobraron 5 dólares con los que compraron 5 boletos de la lotería. Gran sorpresa se ha llevado cuando a los pocos días, se enteraron de que tenían en sus manos el boleto ganador. Desde ese momento su esposa le dijo a él: “debes llamarle a Noel porque algo tiene que ver con él y el por qué nos sacamos la lotería. ¡Llámale! Cuando ellos escucharon del proyecto de la compra de la estación de radio entendieron que, en sus palabras: “el dinero no fue solo para nosotros, sino que había una misión detrás y cuando nos den el dinero, cuente con nuestro apoyo para la compra de esa radio.”

¡Experimenté algo muy grande! no tanto por el dinero, sino por la manera como Dios realiza las cosas cuando tienes fe y estoy seguro que La Guadalupana intercedió con poder, dándome no solo una gran lección sino la confirmación de que esta estación no era solo un deseo o una obra humana, sino que era por voluntad divina. Humanamente nos resulta muy difícil de entender cómo Dios Padre y su Hijo, (la Divina Providencia) actúan. Les dije que el milagro del Tepeyac se volvió a realizar en una nueva versión. Ella eligió a este matrimonio humilde y sencillo, pero con gran corazón, como eligió a San Juan Diego para con la ayuda de él realizar obras grandes de misericordia para con su pueblo.
Jesús dijo: “Si tuvieras fe como un granito de mostaza, tú le dirías a ese monte muévete de aquí y vete a otro lugar”, y el cerro se movería. ¡Nada te sería imposible! (cf. Mateo 17, 20)

¡Esta es la estación del Milagro! y será un medio de salvación para millones pues, tiene un alcance para un potencial de más de 22 millones de habitantes de Cuidad de México, Valle de México, Toluca, parte de Querétaro y Puebla y otras ciudades para la gloria de Dios.